• Revista VOS

Ataques de pánico y ansiedad

Por: Dra. Ivonne Cerdas

Msc en Psicología de Salud y Familia

Instituto de Capacitación Psicológica ICP


www.institutoicp.com

ivonnecerdas@yahoo.com

Hospital CIMA: 2208-8422 / 8701-6465

Instituto de Capacitación Psicológica: 2283-6161


Muchas personas suelen verse afectadas por ataques de ansiedad y pánico, por sentirse presionadas, por miedo a fallar, a equivocarse, a ser rechazados o a sentirse no amados. Además, de auto exigirse o exigirles a las demás personas, teniendo un gran temor a ser criticados, señalados, a no agradar o no dar el nivel adecuado.


La ansiedad puede definirse como un nivel de estrés emocional de consecuencias físicas y somáticas, en momentos determinados, donde el individuo se encuentra bajo presión, existiendo pensamientos constantes que lo hacen sentir en peligro. Una de las frases más comunes que vienen a la mente de un paciente con ataques de ansiedad o pánico es el siguiente: Algo malo va a pasar o algo malo me va a pasar.


Se pueden presentar por distintos factores:


- Social.

- A la hora de exponer.

- A la hora de empezar algo nuevo.

- Por los cambios.

- Ansiedad y angustia a la separación.

- Por duelos.

- Por pérdidas de trabajo.


La diferencia entre un ataque de ansiedad y uno de pánico, radica en que el ataque de pánico puede llegar a ser de mayor intensidad en un momento de crisis donde la persona se siente en un verdadero peligro, ya sea emocional o físico, mientras que el ataque de ansiedad es la intensificación de los sentimientos, aumentando su emocionalidad.


Los síntomas son: palpitación cardíaca, sudoración, enfriamiento de los dedos de la mano o dedos de los pies, presión en el pecho y respiración acelerada. En ambos casos algo que es poco notorio y poco trabajado, son los pensamientos y es allí donde está la causa de estos padecimientos. Es importante comenzar a conocer cuál es el pensamiento previo al síntoma físico.


En mi práctica profesional, he podido ayudar a controlar al paciente haciendo un trabajo de monitoreo emocional:


1. Buscando la emoción o pensamiento temeroso previo (existe una raíz de temor).

2. Creencia emocional de la persona.

3. El recuerdo que lleva a la persona a conectar con esa creencia.

4. Se le ayuda a buscar una solución real.


En mi consulta hago una entrevista-diagnóstica de la estructura de la personalidad, de las fortalezas y debilidades del paciente; se reconoce sobre su sistema familiar nuclear para poder entender de dónde vienen las creencias erróneas que lo llevan a la ansiedad o al pánico. Se hace el monitoreo del emocional de dónde viene el detonante y luego un estudio de los detonantes pasados similares a la crisis presente, se busca la emoción y la creencia medular que sostiene el padecimiento para trabajarlo con diferentes técnicas.


El no detectar en una persona, el padecimiento de ataques de ansiedad o pánico puede llevar a la persona a un total aislamiento, que lo llevaría a la depresión.

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.