Cómo detectar y controlar la ansiedad y el pánico

Dra. Ivonne Cerdas

Msc en Psicología de la Salud y Familia

Teléfono: 2283-6161 (Instituto de Capacitación Psicológica) 2208-8422 / 8701-6465 (Hospital CIMA)

www.institutoicp.com

ivonnecerdas@yahoo.com


En nuestro artículo anterior habíamos definido el concepto de ansiedad como un conjunto de emociones y manifestaciones físicas que se presentan cuando nos enfrentamos a situaciones nuevas, a cambios, exigencias, miedo a fallar, temor de que algo nuevo pase o a uno mismo.

Debemos indicar que existe lo que podríamos definir como ansiedad normal que es aquella que nos ayuda a adaptarnos a situaciones cotidianas y retos de la vida diaria.


Un tratamiento efectivo para los ataques de ansiedad debe considerar un proceso psicoterapéutico específico que le permita a la persona identificar las creencias medulares en relación a las ideas que le generan ansiedad.

Usando terapia breve - la cual es un tipo de terapia sistémica familiar- focalizada en el síntoma, mediante unas ocho a diez sesiones, se revisa la situación actual del paciente y los detonantes presentes que lo conectan con situaciones vividas en la narrativa familiar en edades tempranas, tratando de determinar que fue que los llevó en ciertas ocasiones a sentirse atrapados, sin salida, con temor de que algo malo va a pasar.


En la terapia revisamos también, si la persona en algún momento de los ciclos vitales de su vida, tuvo alguna experiencia traumática o dolorosa que tenga relación con alguna enfermedad, muerte, o si el sistema familiar era psicosomático, en donde la enfermedad era una forma de relacionarse y recibir afecto.

La crisis de pánico


Con tan solo el siguiente ejemplo podremos caracterizar lo que es un ataque de pánico.

Supongamos que una persona va caminando tranquilamente por la calle o manejando su auto. Quizás no va pensando en nada en particular. Repentinamente comienza a sentir palpitaciones, parece que el corazón le va a saltar de su pecho, siente un miedo intenso a morir, siente una desesperación, una necesidad de escapar. En seguida nota que le cuesta respirar y un mareo le hace pensar que podría desvanecerse, queda paralizado por el miedo, no comprende lo que ocurre, pero se siente en peligro. He aquí un cuadro típico de pánico.


Llamamos crisis o ataque de pánico a la aparición repentina de miedo intenso, acompañado de algunos de los siguientes síntomas:


  • Palpitaciones, o aumento de la frecuencia cardíaca.

  • Sudoración.

  • Temblores o sacudidas musculares.

  • Sensación de ahogo o falta de aire.

  • Sensación de atragantarse.

  • Opresión en el pecho.

  • Nauseas o molestias abdominales.

  • Inestabilidad, mareo o sensación de desmayo.

  • Sensación de irrealidad o de despersonalización.

  • Miedo a perder el control o volverse loco.

  • Miedo a morir.

  • Sensación de hormigueo.

  • Escalofríos o sofocaciones.

A pesar de todos estos síntomas nos podríamos preguntar. ¿Se puede recuperar las personas de ataques de pánico?.


Absolutamente. La recuperación es la regla, en casi todos los casos. Para que esto sea así es muy importante que el tratamiento sea específico, enfocado directamente en los síntomas del trastorno. Este tratamiento es altamente efectivo, el cual se compone de la Terapia Cognitivo-Conductual, un tratamiento farmacológico correcto, terapia familiar sistémica individual y el método MOT que trabaja buscando la creencia, la emoción y el recuerdo detonante para poder modificar la creencia irracional y sustituirla por una idea racional y una verdad.


Mi experiencia profesional a lo largo de más de 20 años me ha permitido constatar como los pacientes han logrado una recuperación más rápida, sólida y duradera, con menor impacto de los síntomas, y en algunos casos, inclusive, durante el proceso se ha podido lograr disminuir y hasta cesar el tratamiento farmacológico.


Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.