CUIDADO DE LA SALUD ÓSEA FEMENINA


La osteoporosis es la enfermedad ósea más común que afecta a millones de personas en todo el mundo, particularmente a una población adulta mayor y mujeres posmenopáusicas. Se estima que el 34% de las mujeres (en su mayoría pos menopáusicas) y el 17 % de los hombres están afectados por esta condición.


Diagnóstico


El diagnóstico precoz, posible con varias pruebas de laboratorio y gabinete; permite ofrecer recomendaciones más adecuadas sobre estilo de vida y manejo terapéutico de la misma.


La condición se caracteriza por el deterioro de la arquitectura del tejido óseo, aumento de la fragilidad del hueso y riesgo de fractura. Mediante la densitometría ósea, se identifica como una reducción en la densidad mineral ósea de 2.5 desviaciones estándar o más.


Tratamiento


El tratamiento de la osteoporosis se recomienda según la gravedad de la condición. Su objetivo es lograr la prevención de fracturas por huesos frágiles, con recomendaciones de estilo de vida correcto, nutrición adecuada y el uso de suplementos nutricionales y tratamiento con medicamentos, si se requieren.


Salud ósea en pacientes con tratamiento de cáncer


Con el desarrollo de nuevas herramientas de diagnóstico y tratamientos oncológicos recientes, se ha logrado tener una mayor sobrevida para las pacientes con este padecimiento. Los tratamientos utilizados pueden afectar la salud ósea de los pacientes.


En pacientes con tumores malignos de mama, el cuidado de la salud ósea es importante debido al uso de terapias hormonales que pueden alterar la composición de los huesos y aumentar el riesgo de fracturas. La quimioterapia adyuvante tiene un impacto significativo en la salud ósea, debido tanto a la inducción de una menopausia prematura y provocar efectos directos sobre el recambio óseo.


El inicio de la pérdida ósea inducida por el tratamiento del cáncer se evalúa periódicamente en la consulta médica para identificar a las pacientes con alto riesgo de osteoporosis y fracturas. Mediante el uso de suplementos de calcio y vitamina D, modificaciones de estilo de vida (ej. Alimentación y ejercicios con pesas) y combinarse con uso de medicamentos (en caso necesario), se puede disminuir el riesgo.


Por: Dra. Nadia Srur Rivero

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Especialista en Ginecologia Oncológica

Hospital La Católica

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.