• Revista VOS

¿Debo operarme si tengo una Rotura de Menisco?

Por: Ericka Campos V./ prensa@representacionesag.org

La rotura de menisco es una de las lesiones más frecuentes que sufre la rodilla. Esta ocurre cuando la rodilla gira de manera brusca, especialmente cuando aplicas todo el peso de tu cuerpo sobre ella.


El menisco es un cartílago ubicado en la rodilla donde su función es servir como amortiguador entre el hueso de la tibia y el fémur.


Síntomas

Cuando sufres de una rotura de menisco es probable que presentes los siguientes síntomas:

Hinchazón.

Dolor al mover la rodilla, principalmente momentos giratorios.

Dificultad para extender la articulación.

Sentir la rodilla trabada cuando la mueves.

Derrame de líquido sinovial.


¿Cómo se puede saber si el menisco está roto?

Existen diferentes maneras para estar seguro de que sea un menisco roto. Primero, deberás asistir a un especialista una vez que haya ocurrido el accidente. El médico realizará primero un examen físico donde realizará ciertos movimientos y posiciones distintas para verificar los síntomas.


Además, el especialista podría indicar la realización de otros exámenes para observar el interior de la rodilla. Algunos de los exámenes que puede solicitar el especialista son:


1. Radiografías: Si bien es cierto, este tipo de examen no puede determinar si el menisco está roto ya que al ser un cartílago no puede ser detectado por la radiografía, pero este puede ayudarle al especialista a descartar otro tipo de problemas en la rodilla que puedan estar relacionados a los síntomas.


2. Resonancia Magnética: Este es uno de los estudios más completos y certeros que pueden ayudarle al médico a diagnosticar el menisco roto. La resonancia magnética presenta una imagen detallada de los tejidos duros y blandos dentro de la rodilla, en este caso.


Tratamiento

El tipo de tratamiento recomendado va a depender de la ubicación de la lesión y la gravedad de este.


Si la rotura del menisco es pequeña y no bloquea el movimiento de la rodilla probablemente no vaya a requerir de una cirugía. Para estos casos se recomendará lo siguiente:


Reposo. Evitar caminar o realizar actividades que puedan dañar más la lesión. Puede utilizarse muletas para movilizarse mientras la lesión disminuye.


Aplicación de hielo en la zona. Esto ayudará a disminuir el dolor y la hinchazón. Este puede aplicarse cada 4 a 6 horas. Recuerda mantener la rodilla elevada. Para disminuir el dolor puede recomendarse también el uso de analgésicos.


El médico puede llegar a recomendar sesiones de fisioterapia, con el fin de fortalecer los músculos para estabilizar y sostener la articulación.


En caso de que la rotura sea grave o esta impida el movimiento adecuado de la movilidad de a rodilla, el médico recomendará una cirugía. En esta puede ser que el menisco pueda repararse, realizando una sutura para unir la parte rota, en caso de que el desgarro sea muy grande y no pueda repararse, este se procederá a cortarse. Esto se realiza a través de una artroscopia. Luego de la cirugía deberás llevar sesiones de rehabilitación por medio de fisioterapia.


Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.