Dieta baja en carbohidratos para perder peso, ¿Si o no?

Por: Emily Oviedo M./ prensa@representacionesag.org

Ignorar las recomendaciones oficiales y reducir los carbohidratos en la dieta es una manera efectiva de perder grasa. En la mayoría de estudios las dietas bajas en carbohidrato funcionan mejor que las bajas en grasa para perder peso.

Una dieta baja en hidratos de carbono limita los carbohidratos (como lo cereales, los vegetales almidonados y la fruta) y enfatiza las proteínas y la grasa. Existen muchas clases de dietas bajas en hidratos de carbono, cada una con una variedad de restricciones en los tipos y en las cantidades de carbohidratos que puedes comer.

Generalmente las dietas bajas en hidratos de carbono se utilizan para perder peso. Algunas, además tienen beneficios para la salud, no solo en la pérdida de peso, sino que también como reducir el riesgo de factores relacionados con enfermedades cardiacas, algunos cánceres, la diabetes y el síndrome metabólico.


Detalles de la dieta

Como su propio nombre indica, una dieta baja en hidratos de carbono restringe la cantidad de carbohidratos que puedes comer. Los carbohidratos son un tipo de macronutriente que se encuentra en muchos alimentos y bebidas. La mayoría son naturales y se obtienen de alimentos vegetales, como los cereales. La comida manufacturada también añade carbohidratos para procesar los alimentos en forma de almidón o de azúcar añadido.


Las fuentes de alimentos naturales que contienen hidratos de carbono incluyen:

Frutas.

Verduras.

Leche.

Frutos secos.

Cereales.

Semillas.

Legumbres.


Tu cuerpo utiliza los hidratos de carbono como su fuente de energía principal. Los azúcares y almidones se convierten simplemente en azúcar durante la digestión. Son absorbidos por el torrente sanguíneo, donde reciben el nombre de glucosa (azúcar en sangre). Desde ahí, la glucosa entra en las células del cuerpo con la ayuda de la insulina. Parte de esta glucosa la utiliza el cuerpo para general energía, quemándola en las actividades, ya sea correr o respirar. La glucosa extra se almacena en el hígado, en los músculos y en otras células para utilizarla después o convertirlas en grasa.


La teoría que hay detrás de la dieta baja en carbohidratos es que la insulina previene la descomposición de la grasa en el cuerpo permitiendo que la azúcar se utilice como energía. Los promotores de la dieta baja en hidratos de carbono creen que reduciendo los carbonos se dan niveles más bajos de insulina, lo que provoca que el cuerpo queme grasa almacenada como energía y, por último, ayuda a eliminar el exceso de peso y a reducir los factores de riesgo de varias enfermedades cardiacas.



Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.