Drogas auditivas ¿Realmente producen el mismo efecto que las drogas “convencionales”?


Nueva tendencia entre los adolescentes, más peligroso de lo que parece

Atención padres de familia, su hijo podría drogarse en su propia casa sin necesidad de utilizar sustancias, las drogas auditivas son una peligrosa moda que tiene serias consecuencias para quienes la utilizan. Le ayudaremos a identificar si su hijo usa estas drogas.


El precio oscila entre US$1 y US$5: lo dice Jeison Palacios, director del programa de Psicología de la Universidad Manuela Beltrán, que busca identificar cómo estas drogas afectan al organismo. “Van a querer escuchar más y más”, asegura Palacios. A simple vista da la impresión de que un adolescente escucha música. Los padres de familia ven esto como algo normal e inofensivo pero tenga cuidado porque podría estarse drogando.


Una investigación describe estas drogas como ondas apenas percibidas por el oído donde el cerebro modifica su estado y genera una serie de cambios.


¿Cómo puede usted identificar si su hijo consume este tipo de droga?


· Según las autoridades lo primero es verificar el nombre de los audios que esten escuchando.

· El consumo de estas sustancias produce problemas de atención, concentración y sueño.


¿ Dónde nació esto?


Con el constante avance de la tecnología, se ha logrado crear sonidos que simulen las sensaciones que generan drogas como la cocaína o la marihuana.

Un ejemplo es el software I-Doser que se ha comercializado en la red; un programa diseñado para incentivar en el cerebro ciertas sensaciones similares a las que producen las drogas, pero sin la necesidad de consumir pastillas o inyectarse. Según sus creadores I-Doser puede simular el efecto de una droga determinada.


¿Como funcionan las drogas auditivas?


El efecto fue descubierto en 1839 por Heinrich Wilhelm Dove. Ejemplo: oído izquierdo: 400 Hz, oído derecho: 410 Hz, el pulso binaural resultante será de 10 Hz, permitiendonos modificar nuestras ondas cerebrales esto llega a la zona llamada mesolímbica, que es la encargada de controlar las emociones. Cambiando las ondas cerebrales de una persona con ansiedad del estado beta al estado alfa, que es el estado de una mente relajada.

No todo es malo a pesar de que actualmente no se cuentan con bases científicas solidas, sin lugar a duda, la llegada de este tipo drogas auditivas abre la posibilidad de estudio para la comunidad médica ya que podría traer grandes avances en el tratamiento de enfermedades neurológicas o del comportamiento.


Por: Priscilla Chaves Arias / prensa@representacionesag.org

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.