Ectasia Ductal

Por: Dra. Marisel Aguilar

Cirujana oncóloga con énfasis en cirugía mamaria

Teléfono: 2256-7366


Se trata de un proceso involutivo de los grandes conductos galactóforos de naturaleza displásica selectiva o no cíclica, en la que se atrofia su revestimiento epitelial y ocurren en la pared fenómenos degenerativos que llevan a su considerable dilatación. Es patrimonio de la mujer adulta, premenopáusica o ya menopáusica. Edad promedio 40-49 años. A veces es unilateral y segmentaria, pero la más de las veces es bilateral y difusa. Correspondería al 3,3% de las displasias no cíclicas ; y el 1,2% de las BBD. (54)


Patología


La alteración fundamental es la dilatación desmedida de los conductos galactóforos acompañada de atrofia lobulillar con discreta fibrosis y lipomatosis. El cuadro histológico se presenta con estructuras canaliculares que adquieren proporciones casi quísticas en los casos avanzados, poniéndose en contacto las paredes de los grandes galactóforos lobulares en la región subareolar. El epitelio es cúbico o aplanado con elementos mioepiteliales atróficos. Se produce metaplasia escamosa que se extiende buena parte del revestimiento del ducto terminal. Las cavidades de los conductos están ocupadas por material amorfo y algunas células de seudocalostro. La estroma pericanalicular es colágena densa con pérdida de la estructura laxa, llegando, en ocasiones, a formar verdaderos anillos fibrosos alrededor de los ductos. El aspecto fibrolipomatoso de la estroma se extiende a casi toda la glándula.


Clínica y Diagnóstico


Puede presentarse con umbilicación, inversión del pezón(de origen congénito) o retracción del mismo (por complicación con galactoforitis / perigalactoforitis que origina fibrosis periductal). Es frecuente el derrame por pezón, producido por la secreción acumulada en los conductos. Generalmente el derrame es espeso cremoso, de color amarillento sucio, pardo o verdoso, uniporo o multiporo (la mayoría de las veces por esta última forma al efectuar la expresión difusa de la mama). El mismo corresponde a los derrames tipo A, B(característico de al ectasia) y C1-C2 (requieren exploración quirúrgica). El dolor se asocia a complicaciones inflamatorias o infecciosas. El estudio microscópico de los extendidos mostrará derrames tipo A, B (el frecuente propio de la ectasia ductal), C1 y C2 (que obligan a la exploración quirúrgica). Pocas veces hay dolor, se le puede encontrar como manifestación de complicaciones inflamatorias o infecciosas. Es frecuente encontrar una masa indurada subareolar o parareolar, que configura un nódulo, el cual, en caso de persistir; deberá ser biopsiado ya que simula un cáncer. La mamografía puede mostrar la retracción del pezón, traccionado por tractos fibrosos retroalveolares, macrocalcificaiones lineales que dibujan la pared del ducto e infrecuentemente conductos dilatados que convergen hacia el pezón e imágenes nodulares. En la ecografía no es común hallar imágenes de los conductos dilatados. En algunos casos en la zona retroalveolar se observan imágenes anecoicas que pueden corresponder a ectasia ductal (7, 30, 54).


Patología Secuencial


La secreción acumulada en los conductos galactóforos puede difundirse por efracción de su pared, en la estroma y tejido adiposo vecino, constituyéndose así fenómenos de citoesteatonecrosis por acción del contenido irritante -pero no séptico- extravasado. Más adelante, la respuesta defensiva del organismo en los tejido circundantes se expresa con una reacción linfoplasmocitaria : mastitis de células plasmáticas.

La galactoforitis y perigalactoforitis irritativas desencadenan 3 síntomas que pueden confundir con el pronóstico de cáncer:


Tumor.

Retracción del pezón.

Retracción de piel.


Si la sustancia extravasada por efracción del ducto no solo es irritante sino séptica, desencadenará (por contaminación del parénquima adyacente) fenómenos infecciosos:

Absceso subareolar.Recidiva del absceso.Fístula areola-pezón (30, 54).


Tratamiento


Médico

Si el único síntoma es el derrame tipo B, puede indicarse tratamiento hormonal y vitamínico como en la displasia cíclica. En caso de asociarse con un cuadro inflamatorio de tipo infeccioso estarían indicados los antiinflamatorios y antibióticos para detener la infección y evitar el absceso.


Quirúrgico

La persistencia del derrame y su progresivo aumento; la aparición de elementos sospechosos en los extendidos, la presencia de signos semiológicos de alarma en la mama, que hacen pensar en cáncer son elementos para decidir la intervención quirúrgica. La misma puede consistir en la resección segmentaria de conductos galactóforos o resección de todos los grandes conductos galactóforos -de práctica más frecuente.



Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.