• Revista VOS

EL AUTOEXAMEN DE MAMA Unos minutos al día puede salvar tu vida

Recordemos que la mayoría de las masas en mama NO son cáncer. Si encontramos algún signo de alerta se debe consultar con el ginecólogo lo antes posible

Por: Dr. Luis Diego Carazo Fernández

Ginecólogo – Obstetra

Hospital La Católica

Miembro de la International Continence Society

Delegado para Costa Rica de SOLAGEF Sociedad Latino Americana de Ginecologia Estetica y Funcional


Teléfono: 4080-2636 (Clínica Murano) / 2246-3394 (Hospital La Católica)


El cáncer de mama es cada vez más frecuente, más agresivo y cada vez se presenta a edades más tempranas.


La visita anual al ginecólogo muchas veces no es suficiente para poder detectar una lesión inicial a tiempo y es que en este tipo de patología, entre más temprano es el diganostico, mayores son las posibilidades de sobrevivir.


En la guerra que tenemos contra este tipo de tumores, la primera línea de batalla es el autoexamen de mama, realizado cada mes, justo después de que pasa la menstruación (en aquellas mujeres que tienen ciclo, o en una fecha fija del mes en las que no lo tienen).


¿En qué consiste el autoexamen?

El pecho tiene una serie de tejidos, glandular, conductos, grasa, etc. Es por eso que se pueden sentir pelotitas que no son tumores. Pero la única forma de que la paciente pueda saber si apareció una masa nueva es saber cuáles son las que siempre han estado ahí. Y la única forma de lograr esto es si la mujer conoce sus pechos.


El examen tiene diferentes etapas:

La primera es la inspección, para esto la mujer debe verse frente al espejo con el torso desnudo para valorar cualquier anormalidad, llámese bultos, retracciones, etc. Esta primera fase se realiza de frente y de ambos costados.

Luego levantando los brazos se repiten las mismas vistas.

Finalmente debe bajar los brazos y apoyar las manos en la cintura, presionando levemente para tensar los músculos.

Una vez que se termina esta inspección pasamos a la palpación.

No existe un orden correcto de hacerla, puede ser de arriba abajo, de derecha a izquierda o viceversa, lo importante es tener un orden definido para asegurarnos de que se examina toda la glándula. Idealmente lo que se hace es realizar movimientos circulares apoyando la yema de los dedos (dos o tres) para poder sentir cualquier ánomalia. Siempre debe recordarse revisar la zona axilar y también presionar el pezon un poco para valorar que no exista ningún tipo de secreción.


Recordemos que la mayoría de las masas en mama NO son cáncer. Si encontramos algún signo de alerta se debe consultar con el ginecólogo lo antes posible.



Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.