EL FACIAL DEL VAMPIRO


Especialistas dicen que sus resultados son mejores que cirugías estéticas para la piel

El mundo de la belleza es cada más complejo por lo muchas mujeres acuden a las múltiples opciones de faciales que existen en el mercado.


El facial del vampiro o mascarilla de sangre como también se le conoce, es uno de los tratamientos estéticos más extremos que muchas de las famosas de Hollywood se realizan. Este tratamiento desarrollado por el doctor Charles Runels es uno de los métodos más exclusivos hoy en día.


La idea de inyectarse sustancias más naturales al cuerpo se dio gracias a que muchas de las pacientes que llegaban a practicarse tratamientos estéticos presentaban alguna reacción alérgica por lo que al utilizar algo más natural como su propia sangre reducía la posibilidad de una alergia o daño más profundo.


A pesar de ser un procedimiento el cual no tiene estudios científicos que validen sus resultados son muchas la cantidad de personas que optan por utilizar este método.


Como funciona


El tratamiento se realiza con la extracción de la propia sangre del paciente, esta se centrifuga con el fin de obtener un plasma rico en plaquetas. Luego se procede a inyectar la sangre en el rostro del paciente.


El l fin del tratamiento es lograr un rejuvenecimiento de la piel al mejorar la elasticidad de esta misma en áreas como el cuello y el rostro con la ayuda de la producción de colágeno, además busca lograr una sensación más luminosa y fresca ayudando a mejorar su textura. Otro de que se obtiene al utilizar este procedimiento es la uniformidad en el color del rostro logrando disminuir las manchas ocasionas por el sol y disminuye el tamaño de los poros.


Por lo general se aplica en arrugas, los círculos oscuros que se llegan a formar debajo de los ojos así como la piel opaca y en algunas ocasiones puede ser utilizado en la reducción de las estrías. Por lo que uso es en partes del rostro y cuello.


Duración.


El procedimiento puede ser llevado por personas de todas las edades y su duración ronda de 3 a 4 sesiones en una persona que tenga una piel libre de impurezas. Para una persona que tenga problemas de acné las sesiones llegan a durar entre 6 a 10 sesiones.


Estas sesiones e realizan cada 4 semanas para evitar un daño en la piel y su realización dura ciertas horas. Al momento de finalizado las sesiones es normal que el rostro se vea hinchado y sin ningún cambio estos por lo general suelen aparecer luego de varios días de realizada la sesión.


Una de las ventajas que tiene este método es que su preparación ya que no requiere de mucho tiempo, ni la necesidad de incapacidades. Por lo que los pacientes pueden continuar con su vida normal.


Valery Murillo Álvarez comunicacion@representacionesag.org

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.