• Revista VOS

El golpe de calor uno de los peligros del verano


Las altas temperaturas son la tónica de cada verano, algo que conocemos con el nombre de olas de calor. Sabemos qué hacer para evitarlos: evitar salir al medio día, beber mucha agua, protegernos la piel, etc. Pero, ¿cuáles son los efectos del calor en el cuerpo humano? Es importante que conozcamos cuáles son los síntomas. Así podremos detectar cuando estamos a punto de sufrir un golpe de calor.


Si tomamos la decisión de realizar ejercicios en verano es conveniente tener en cuenta los siguientes factores:


  • Si la energía calorífica que generamos al hacer ejercicio no fuera liberada, la temperatura de nuestro cuerpo subiría 1ºC cada 5 minutos, lo que nos causaría la muerte al cabo de media hora.

  • Afortunadamente, el organismo tiene un mecanismo para mantener la temperatura en unos niveles estables: la sudoración. De ahí la importancia de una hidratación adecuada antes de hacer ejercicio en verano.

  • Hay que beber medio litro de líquido en la hora anterior a comenzar el entrenamiento, y otros 120 mililitros (el equivalente a un trago) cada 20 minutos mientras se realiza el esfuerzo físico.

  • Debido a sus propiedades térmicas, el agua es un conductor ideal para el calor: lo transporta hacia la piel y lo elimina en forma de sudor, lo que enfría elcuerpo.

  • Mucha gente cree erróneamente que sudar equivale a perder peso, y por eso añade plásticos y ropa a su equipo deportivo, lo que es un grave error. Al sudar solo perdemos líquido, pero no eliminamos nada de grasa. De esta manera, corremos el peligro de deshidratarnos rápidamente.

La mayoría de las enfermedades relacionadas con calor ocurren cuando la persona ha sido expuesta a altas temperaturas o han realizado demasiado ejercicio físico para su edad o estado de salud.


Las temperaturas extremas causan estrés en el organismo, cuando son más altas, el cuerpo se libera del calor a través del sudor, el aumento de la respiración y del ritmo cardíaco. Cuando más calor, más su sudor y esto incrementa el riesgo de deshidratación.


Para evitar los efectos del calor en el organismo, las medidas son básicas. Su cumplimiento puede evitar un desenlace fatal. La prevención consiste en:


1. Buena hidratación diaria.


2. No exponerse al sol sin protección y por tiempos prolongados.


3. Suspender las actividades laborales y de ejercicio cuando aparecen síntomas de calambres o agotamiento.


El golpe de calor es uno de los mayores peligros del verano y puede afectar a personas de cualquier edad. Por eso, es fundamental reconocer cualquier señal de alerta y reducir al máximo los factores de riesgo. Del mismo modo, es esencial garantizar la hidratación del organismo y evitar las actividades de alta exigencia.

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.