¿Embarazada? El ejercicio le hace bien a tu bebé


Si bien no tendrás deseos de correr una gran cantidad de kilómetros, empezar una rutina de ejercicio físico durante el embarazo es beneficioso para la mayoría de las mujeres y sus bebés. Pero durante este período tendrás que conversar sobre tus planes de hacer ejercicio con su médico desde un principio y modificar los ejercicios de tu rutina normal, si es que ya tienes una. El nivel de ejercicio recomendado dependerá, en parte, de tu estado físico antes del embarazo. El ejercicio puede ayudarnos a que nos encontremos mejor y a mantener el peso adecuado, y además puede contribuir a aliviar o prevenir el malestar durante el embarazo. También nos puede dar más energía y preparar el cuerpo para el trabajo de parto, aumentando el nivel de fortaleza muscular y de optimismo. En definitiva, todo son ventajas tanto para el cuerpo como para la mente.


Consejos para empezar a ejercitarte


Comienza despacio: Las deportistas novatas deben empezar con unos 10 a 15 minutos de actividad, aumentando gradualmente la duración hasta llegar a de 20 a 30 minutos diarios, todos o casi todos los días de la semana. Permanece en esta rutina de tres a cuatro semanas, dependiendo de la respuesta de tu cuerpo. No pongas fuerza en esta etapa del ejercicio.


Haz más cuando sientas que puedes hacerlo: Si te sientes bien con el ejercicio que has estado haciendo, puedes incrementar la fuerza, por ejemplo si habías estado caminado podrías hacerlo a mayor velocidad. No te ejercites hasta que te duela o hasta que estés completamente exhausta.

Una buena regla que debes tener en mente es: disminuye el ritmo si no puedes conversar con facilidad mientras haces ejercicio.


Aliméntate bien: Asegúrate de alimentarte bien y beber muchos líquidos. Durante el embarazo necesitas consumir aproximadamente 340 calorías adicionales al día, dependiendo de lo que pesabas antes de quedar embarazada. La calidad nutricional de los alimentos que consumes es muy importante, incluye vegetales y frutas frescas, granos enteros y proteínas magras.


Mantente cómoda y fresca durante la actividad: Si haces ejercicio al aire libre en días calientes y húmedos, ponte un sombrero y viste ropa suelta y cómoda, de preferencia en capas que te puedas ir quitando.


Hidrátate: No olvides tu botella de agua para que puedas ir recuperando los fluidos perdidos. Bebe agua antes, durante y después de hacer ejercicio. La deshidratación puede causar que te sobrecalientes y eso podría causar contracciones. Si tu orina es oscura, necesitas beber más agua.

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.