Factores de estilo de vida modificables y asociación de riesgo de cáncer de mama





En el mejor de los casos, las investigaciones ha demostrado que los grupos de mujeres con ciertas características tienen una menor incidencia de cáncer de mama que los grupos sin esas características. Algunos de los factores para los cuales la evidencia sugiere un vínculo con el riesgo de cáncer de mama se mencionan a continuación.

Dieta

El vínculo potencial entre una dieta alta en grasas y la incidencia de cáncer de mama se ha examinado en estudios observacionales. Un análisis en conjunto de los estudios de casos y controles, así como de varias comparaciones internacionales, han sugerido que una ingesta alta de grasas en la dieta total o el consumo de ciertos tipos de grasas en la dieta podría aumentar el riesgo de cáncer de mama. Aunque algunos estudios no encontraron una asociación tan fuerte, la Sociedad Americana de Cáncer recomienda que las mujeres mantengan un peso saludable y limiten la ingesta de alimentos ricos en grasas, (en especial de origen animal) como parte de un estilo de vida saludable.

Sobrepeso

La obesidad se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas, lo que puede ocurrir porque los depósitos de grasa proporcionan una fuente importante de producción periférica de hormonas.

Fumado

Se ha demostrado que fumar cigarrillos aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer (ej. cérvix, vejiga), y aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca. Fumar afecta la salud en general y podria aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Consumo de alcohol

Cantidades moderadas o altas de consumo de alcohol se han asociado con una mayor incidencia de cáncer de mama. Si causal, esta asociación podría explicar el 12% de los cánceres de mama, lo que representa un importante factor de riesgo modificable para el cáncer de mama. En estudios que compararon a consumidoras con no consumidoras, la tendencia del riesgo se asoció significativamente con el nivel de consumo diario de alcohol. La asociación fue aparentemente más fuerte cuando el consumo de alcohol fue mayor de 27,6 ml/ d.

Ejercicio

El ejercicio mejora la función inmunológica, está asociado con una menor cantidad de grasa corporal y modifica los niveles hormonales, todo lo cual puede afectar el desarrollo del cáncer de mama.

Estudios encontraron que una mayor actividad se asoció a una reducción de 37% en el riesgo relativo de cáncer de mama para las mujeres que hacían ejercicio con regularidad frente a las mujeres sedentarias, incluso después de ajustes por edad y masa corporal. En algunas publicaciones el riesgo más bajo de cáncer de mama se encontró en mujeres IMC recomendado que realizaban ejercicio más de cuatro horas por semana.

Se debe alentar a todas las mujeres, independientemente del grupo de riesgo, a adoptar un estilo de vida saludable, con ejercicio moderado, ingesta limitada de grasas y alcohol, no fumar y mantener un peso corporal saludable.

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.