Más allá de la visión: seguiremos caminando hacia la perfección

Actualizado: 9 de abr de 2018

Los sentidos con los que nacemos los seres humanos, uno de ellos la vista; son los que nos permiten conectarnos con el mundo y depende de ellos el poder apreciar todas las maravillas que nos rodean. Al nacer hemos recibido la información genética de nuestros padres que no siempre es perfecta y esa palabra deriva del latín, y significa la acción de dejar algo acabado, que no tiene errores o defectos, no existe la perfección en ninguna acción o creación del hombre, pero el objetivo de acercarnos a ella es cada día más una realidad.

El sentido de la vista es complejo por naturaleza, aunque lo demos por un hecho. Tiene partes que funcionan en conjunto para poder pasar esa información al cerebro, esta es interpretada de una manera extraordinaria y de ahí se hace las imágenes más maravillosas que a través de nuestras vidas admiramos. Nuestra edad juega un papel importante en el sentido de la vista. Conforme nos envejecemos, nuestro estructuras se cansan y la visión se ve afectada. Todas las estructuras ópticas sufren cambios, en algunos casos afectando nuestro día.

Las tecnologías en la actualidad

Nos ayudan a mejorar nuestras destrezas que adquirimos con los años y a minimizar los errores humanos. No existe en la actualidad la sustitución perfecta de la estructura ocular o de sus partes. No podemos esperar que después de que se envejecen estas estructuras sean cambiadas por completo y que su funcionamiento sea igual al del niño. Todos nosotros somos diferentes y nuestras expectativas cambian. Lo que debemos hacer es conocer bien de qué se trata el procedimiento al cual estamos considerando y valorar con el profesional sus ventajas y sus defectos.

En mi especialidad, que consiste quitar la dependencia de anteojos, lentes de contacto y mejorar la calidad de visión; ninguna cirugía me va a dar las cualidades ópticas de un ojo joven sin defectos visuales. Por ejemplo de los 18 a los 40 años tenemos la opción de operarnos con laser, este es un procedimiento que no altera ninguna estructura interna, si no al contrario hace un nuevo molde en la estructura externa, llamada córnea.

La córnea es transparente y fácil de cambiar, aunque debe de ser muy bien estudiada para de esta forma no someterla a un stress que pueda cambiar la entrada de luz y bajar la calidad de imagen. Muchas técnicas son las que se hablan, laser de ultima generación, poco corte y no colgajos, sin embargo no importa que tecnología utilice puede haber errores. Lo más importante es la valoración por el especialista y mejor aún que el mismo especialista hago los estudios topográficos para de esta forma no pasar nada por alto.

¿Qué pasa después de los 40 años?

El cristalino que es la estructura interna que nos ayuda a ver de cerca a través de nuestra vida, se envejece y esto causa dificultad de lectura. Son las arrugas o las canas en nuestros ojos, y no se detiene hasta aproximadamente lo 60 años. Nuevamente la tecnología nos ayuda a tratarla con lentes trifocales y bifocales. Esto es poder ver a dos o tres distancias que van de 33 cm. lectura con la flexión natural de nuestros brazos, hasta 70 cm. rango donde están los monitores y la distancia de lejos. Estos lentes intraoculares, no son perfectos y causan imágenes o halos nocturnos y funcionan siempre que tengamos buena luz, recordemos que somos criaturas hechas para la luz y no para la oscuridad. Esto pasa naturalmente con el ojo después que inicia el proceso de la presbicia.

Sigamos disfrutando de nuestro entorno, valoremos el día a día lo mágico que es el poder ver, y si no queremos usar más anteojos o lentes de contacto, busquemos siempre personas capacitadas que estén rodeados de equipos para minimizar los errores y poder seguir caminando para adelante.

Por:

Dr. Roberto Velázquez Montoya

Especialista en Córnea, Cirugía Refractiva y Catarata

Centro Oftalmológico Dra. Olga Montoya

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.