¿Perros o gatos? El eterno debate, contestado por la ciencia



Los amantes de las mascotas saben que la suya es la mejor, pero numerosos estudios han intentado descubrir qué especie es más inteligente y capaz.


Los defensores de los canes presumen de los lazos que les unen a sus mascotas, y los estudios parecen apoyar esta tesis. Los perros, por ejemplo, entienden algunas partes del habla humana de una forma muy similar a nosotros, una habilidad fundamental a lo largo de su evolución para comprender órdenes. También son capaces de comprender si sus dueños están contentos o enfadados —en lo que es la primera evidencia de que un animal no humano pueda distiguir expresiones faciales de otra especie—.


Estos datos no deben extrañarnos si tenemos en cuenta los vínculos emocionales que ha moldeado la evolución entre perros y humanos. Los niveles de oxitocina, la hormona relacionada con la conducta maternal y la confianza, se incrementa en ambas especies tras el contacto visual. "Los resultados sugieren que los humanos muestran un afecto similar por sus compañeros al que sienten por su familia", escribían los autores del estudio publicado en 'Science'.


Los gatos, como bien saben sus dueños, son independientes. No es su culpa: mientras que los perros han evolucionado de un animal con vínculos sociales tan fuertes como es el lobo, los felinos son animales solitarios —además de nocturnos—. Esto ha frustrado a los investigadores, que observan impotentes cómo estas mascotas pasan de sus experimentos.


Esto no quiere decir que los gatos no establezcan lazos con sus dueños, aunque estos podrían ser más diferentes de lo que nos gustaría. Un estudio de la Universidad de Sussex publicado en la revista 'Current Biology' determinó que los felinos son expertos en manipular a sus dueños: saben cómo y a quién maullar cuando quieren conseguir comida. Pocos gatófilos pueden resistirse a esa protesta con ronroneo que insta a rellenar el cuenco.


El debate entre perros y gatos enciende a los dueños y amantes de los animales de una forma en que la ciencia no puede competir. Los canes llevan más tiempo entre nosotros y han evolucionado para seguir nuestras órdenes, aunque eso no implique que sean más inteligentes que los felinos. En cualquier caso, no se preocupen demasiado por demostrar qué mascota es mejor: a ellas les da igual.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo