¿Por qué debemos hidratar nuestro rostro?

Por: Emily Oviedo M./ prensa@representacionesag.org

La piel del rostro es una de las más delicadas de todo el cuerpo, si no se le ofrecen los cuidados necesarios puede marchitarse y ser víctima del envejecimiento celular prematuro. Para evitar que esto suceda es vital hidratar el rostro todos los días y poder así conservar su estructura intacta, impedir que el paso de los años haga estragos y proteger la dermis de los agentes externos.


Gracias a la hidratación, la piel se mantiene flexible y resistente, lo que permite una mejor protección de nuestro organismo hacía agresiones que puedan afectar su equilibrio natural.


Debido a los factores a los que nos exponemos diariamente, el mecanismo natural de hidratación no es suficiente, por lo que también debemos poner de nuestra parte para evitar la resequedad, las grietas o la descamación, sin importar la época en la que nos encontremos.


FACTORES QUE PROVOCAN LA RESEQUEDAD

Con la edad, las glándulas cebáceas -las que ayudan a mantener la piel- se vuelven menos activas y, por consiguiente pierden la capacidad de retener agua, lo que hace que la piel se reseque con más facilidad.


Algunos factores externos que provocan la resequedad de la piel son el clima, la calefacción, el aire acondicionado y por supuesto, el sol ya que estos facilitan la evaporación del agua.


Lo mismo sucede con el alcohol y tabaco, que tienen un efecto similar a los anteriormente mencionados.


La mala hidratación o la falta de esta tienen entre sus consecuencias más comunes la aparición de arrugas, manchas en la piel, celulitis y flacidez, las cuatro cosas que más odiamos que suceda a nuestro cuerpo.


¿CÓMO SE HIDRATA LA PIEL?


Para mantener la piel hidratada se debe proporcionar agua a nuestra piel. Es aconsejable que este proceso de aporte de agua se haga de distintas formas.

Hay que hidratar la piel tanto en el exterior como en el interior. Desde el exterior se hará con el uso de cremas hidratantes que aportan la combinación necesaria para mantener la piel sana, suave y luminosa. Desde el interior se hará con el hábito de beber un mínimo de ocho vasos de agua al día aunque si es más, mejor. El exceso, en este aspecto, nunca será perjudicial, sino todo lo contrario.


Mantener una alimentación completa, variada y balanceada es esencial. Los productos y rutinas que hidraten la dermis son muy importantes.


Usar productos hidratantes acorde con las necesidades de cada uno es una cuestión básica. Es muy importante saber qué tipo de piel tenemos y tenerlo en cuenta a la hora de elegir o comprar lociones o cremas.



Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.