• Revista VOS

¿Por qué el exceso de luz azul me puede afectar Ia vista a largo plazo?

Actualizado: 5 de abr de 2018


Hoy en día, sabemos que la radiación de luz azul es excesiva. El sol es la fuente más poderosa de luz azul externa, pero sabíamos que la luz azul está día a día con nosotros en nuestras casas, y en nuestra cultura digital.



La luz azul tiene beneficios, pero también peligros. El ritmo circadiano, es el que nos controla nuestra forma de dormir, lo que significa que es positivo para nuestro organismo y está en el espectro de luz azul de 465nm a 495nm, es una luz azul turquesa. Pero la luz de 415nm a 455nm luz azul violeta, se ha visto que induce a una alta mortalidad de nuestras células del epitelio pigmentado de la retina, las que nos permiten ver. También la luz azul entre los rangos de 380nm a 500nm está en luz natural, el sol, y las luces LED.



Las células de los ganglios de la retina intrínsecamente fotosensibles, una tercera categoría de foto- receptores descubiertos en la retina del ojo de los mamíferos en 2002, reconocen primero la luz azul y envían señales al cerebro. Dicho de otra forma, el ojo no se contenta con ver, también hace las funciones de un reloj.

La perturbación del ritmo circadiano natural debido al use nocturno prolongado de computadoras y smartphones perturba el sueño y puede producir depresiones, entre otros problemas de salud, y los científicos consideran también que la luz azul puede agravar la fatiga visual y la sequedad ocular.

Lo que preocupa es el hecho de que toda radiación de longitud de onda corta va acompañada de fotones de alta energía y puede exacerbar el proceso de envejecimiento del ojo, lo mismo que una exposición excesiva al sol a lo largo de la vida puede conllevar un envejecimiento, como es la aparición de arrugas en Ia piel. Algunas longitudes de onda pueden ocasionar un envejecimiento acelerado que provoque una aparición precoz de cataratas o sea susceptible de causar otras afecciones relacionadas con la edad, como la degeneración macular asociada a la edad.



A lo largo de una vida, las células del epitelio pigmentado de la retina (EPR), que no pueden dividirse, han de procesar cantidades considerables de material biológico degradado. A partir de los 35 anos, las células del EPR se van quedando obstruidas con productos t6xicos. En una fase posterior, estos residuos generan otros cambios entre las células del EPR y su sistema de riego sanguíneo subyacente. Esta acumulación progresiva de residuos vinculados a la edad, debida a un proceso de protección de las células sensibles a la luz contra los daños que ésta ocasiona a lo largo de Ia vida, constituye el mayor factor de riesgo de degeneración macular asociada a Ia edad (DMAE).


A mayor estrés luminoso, mayor cantidad de residuos, con el consiguiente riesgo de acelerar el proceso de envejecimiento. Es cierto que para mantener nuestro equilibrio biológico y evitar el trastorno afectivo estacional (TAE) es necesaria una cierta exposición a la luz azul.

El azul con mayores longitudes de onda es el que estimula el buen humor y el que necesitamos para evitar el trastorno afectivo estacional. La más nociva y la que se debe eliminar es la luz azul-violeta de onda corta, próxima a los rayos UV. No todas las longitudes de onda preocupan. Solo los fotones de onda corta son individualmente capaces de inducir acontecimientos fotoquímicos y su fuente se encuentra entre los rayos UV y el extremo azul del espectro visible.

¡Cuidemos nuestra vista, solo tenemos una!


Por:

Dr. Roberto Velázquez Montoya

Especialista en Córnea, Cirugía Refractiva y Catarata

Centro Oftamalógico Dra. Olga Montoya

Teléfono: 2224-9322 | 2224-6561

Fax: 2234-6798

Óptica: 2253-7500

página web: clinicadeojos07@ice.co.cr


Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.