¿Qué pasa con nuestro cuerpo cuando hacemos ejercicio?





El ejercicio físico es indispensable para llevar un estilo de vida saludable, sin embargo, poco se habla de lo que sucede con nuestro cuerpo cuando decidimos llevar una rutina deportiva activa.

Estos son algunos de los beneficios y reacciones de tu organismo:

Libera endorfinas que ayudan a aliviar el estrés y la sensación de dolor. Además se estimula el nacimiento de nuevas neuronas en la región cerebral del hipocampo, lo que fortalece las conexiones neuronales, fomenta la memoria y el aprendizaje. La liberación de hormonas producidas por las glándulas adrenales, aceleran el tiempo de reacción y la quema de grasas. Dependiendo de la intensidad del ejercicio se puede producir testosterona que reparará las fibras musculares, o cortisol que romperá el tejido muscular para almacenar grasa y adquirir energía.

Aumenta la fibra muscular y las cavidades internas. Se disminuye el riesgo de sufrir un infarto u otros problemas cardiovasculares. El índice cardiaco aumenta y permite distribuir más sangre oxigenada a los músculos, mientras que la presión arterial disminuye debido a la formación de nuevos vasos sanguíneos.

Los músculos de la espalda se fortalecen, evitando futuros dolores en esta zona.

Se reduce la grasa del organismo y los niveles de estrógenos lo que ayuda a prevenir el cáncer de mama.

El índice de respiración aumenta con el ejercicio, generando más capacidad lo que permitirá mantenerse en forma.

Hasta 24 horas después de hacer ejercicio todos los músculos queman glucosa sin necesidad de que se produzca insulina, ayudando a prevenir la diabetes.

Se desarrolla y se vuelve más fuerte debido a que se producen micro roturas en la fibra muscular que al regenerarse agrandan el músculo, además de que se adquiere flexibilidad y mejoramiento en los tendones.

Se mantiene una masa ósea saludable, como consecuencia del aumento de la presión que le ejercen los músculos. Evita la osteoporosis.

El ejercicio estimula la liberación de endorfinas. Sustancias químicas que ayudan a aliviar la depresión y la ansiedad, mejorando la calidad de vida y generando una sensación de euforia.

La constancia en el ejercicio mejora la imagen física y mental de cada individuo, elevando la percepción positiva de sí mismos.

La liberación de neurotransmisores ayuda a calmar la ansiedad.

Además de que disminuye el riesgo de mortalidad, la actividad física aumenta las sustancias del cerebro que evitan la degeneración de las neuronas del hipocampo y enfermedades como la demencia y el Alzheimer.

Si descansas bien, probablemente durante el día aumentarás tu productividad y estado de ánimo.

El nivel de autoconfianza crece cuando tu salud emocional mejora. Esto te permite llegar a los demás con mayor facilidad, en caso de que asistas a clases dirigidas o practique un deporte en grupo.

Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.