Reumatismo y enfermedades concomitantes o comorbilidad

Por: Dr. Francisco Brenes

Médico Especialista

en Reumatología y Farmacología

Reumaclinic


Teléfono: 2248-1386

El reumatismo no es una sola enfermedad si no que, un reumatismo es un grupo de muchas de las enfermedades que el especialista en reumatología ve y que algunas pueden causar un fenómeno de inflamación espontánea que no solo afecta el aparato locomotor (hueso, músculos o articulaciones) sino también a otros sistemas.

El que se afecte otros sistemas fuera del aparato locomotor se le denomina comorbilidad, y es muy importante conocerlas y abordarlas para que la enfermedad reumática tenga una buena evolución.


Implicaciones de la comorbilidad en la salud


Este estado de inflamación explica por qué hasta un 60% de los pacientes con enfermedades reumáticas tienen un riesgo cardiovascular alto manifestado por niveles de presión arterial elevados, alteración del colesterol e inclusive mayor incidencia de infartos en el corazón. Condiciones que pueden reducir la expectativa de vida en 15 años. Estos fenómenos además tienden a ser silenciosos y de mayor mortalidad, es por esto que la prevención es importante.


Además el proceso de inflamación altera el comportamiento de la insulina (hormona reguladora de la glucosa) aumentando el riesgo de diabetes, situación que debe evaluarse recurrentemente, además de que suma en el riesgo cardiovascular inherente de la enfermedad.


También la inflamación persistente de una enfermedad reumática puede generar desmineración del hueso a tal punto de poder llegar a tener osteopenia u osteoporosis, riesgo que se multiplica por la edad en que aparecen algunas de estas enfermedades o si se entra en la menopausia.


La mayoría de las veces un reumatismo inflamatorio fallece no por el efecto en el aparato locomotor, (esto porque en nuestro país existen muy buenos medicamentos para estas enfermedades), si no por eventos cardiovasculares, diabetes o fracturas por osteoporosis.


¿Por qué es importante mantener un control?


Es por eso que en el abordaje de un paciente con un reumatismo se deben medir o identificar factores de riesgo para estos procesos como tener una presión arterial normal, niveles de lípidos , es decir colesterol y triglicéridos normales, y densitometría ósea normal; va a ser rutinario en el manejo de un paciente con enfermedad reumática además de mantener el esquema de tratamiento que el reumatólogo dejó para su enfermedad.


Esto se va a sumar a una adecuada alimentación que evite que el paciente tenga problemas de obesidad, además de ejercicio regular que garantice una salud cardiovascular. Es importante eliminar factores directos como el tabaquismo que no solo empeoran la evolución de la enfermedad reumática sino que también aumentan dramáticamente el riesgo y mortalidad cardiovascular.


Un paciente puede tener un reumatismo controlado pero no así su comorbilidad, va a tener una mala evolución, y en algunos casos el reumatólogo debe manejar en equipo con otros especialistas.


Importancia de la prevención


Prevenir entonces es más importante que abordar una comorbilidad descompensada con las recomendaciones arriba establecidas peso, ejercicio y buena alimentación.


La enfermedad reumática es una condición que se puede evitar (deformidades dolorosas o incapacitantes), pero además se debe prevenir entonces enfermedades concomitantes que les llamamos comorbilidad, teniendo asi una adecuada expectativa de vida.



Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.