• Revista VOS

Suicidio. Un problema de todos

Es importante recordar que si conocemos a una persona que expresa abiertamente que quiere dejar de vivir, no se debe subestimar

Por: Dra. Michelle Kroneberg

Psicóloga


El suicidio es un problema que ha ido creciendo en la sociedad en los últimos años, este puede llegar a cualquier tipo de persona, no es selectivo, sin embargo, puede ser más común en adolescentes o en adultos.


Este consiste en el acto de quitarse la vida voluntariamente. Esto lleva un proceso donde la persona puede venirlo pensando hasta que ocurre por no recibir la atención a tiempo.


Principales causas

Estas van a variar entre una persona y otra, sin embargo, la razón común entre los casos es la desesperanza, el creer que ya no hay ninguna otra alternativa mejor y que este sería el camino más efectivo para poder aliviar el dolor o el problema por el cuál la persona está pasando en este momento. El suicidio viene de un dolor inmenso que no encuentra solución.


Puede haber situaciones mentales como la depresión o incluso causas ambientales que le pueden generar este dolor.


¿Cuáles son las principales señales?

Comenzar a perder el interés por realizar actividades cotidianas.

Disminución significativa del apetito.

Perder el interés por actividades que antes le gustaba hacer a la persona.

Problemas al dormir.

Verbalizaciones negativas constantes, donde se muestra la desesperanza, el deseo de no vivir, el no encontrarle sentido a las cosas.

Signos de enojo, ira y frustración.

Manifestación intensa de cansancio.

Quejas constantes a nivel físico.

Padecimientos gástricos.

Dolor de cabeza.


¿Qué papel juega la familia?

El papel que juega la familia, o los docentes, en una persona que presenta señales claras de suicidio es fundamental, deben estar atentos y es clave para poder prevenir que llegue a suceder el suicidio.


Cuando comienzan a mostrarse las primeras señales como tristeza, depresión o a perder el interés por cosas que la familia sabe que le gustaba mucho, es primordial buscar ayuda de un especialista en salud mental para empezar la intervención y verificar si existe un riesgo suicida y ver qué apoyo se le necesita dar.


Nunca debe ser una razón para juzgar, condicionar o menospreciar el sentimiento del miembro de la familia que está pasando por la situación. Debe darse un apoyo, solidaridad y acompañamiento.

¡Se puede prevenir!

Para prevenir el suicidio se puede hacer lo siguiente:

1. Tener espacios de dialogo en familia.

2. Compartir nuestros sentimientos y expresar como nos sentimos.

3. Promover estos espacios desde que los niños están pequeños.

4. No juzgar el sentimiento de la otra persona.


Es importante recordar que si conocemos a una persona que expresa abiertamente que quiere dejar de vivir no se debe subestimar, siempre debemos estar atentos y tomar acción.


Teléfono: 8377- 8220

Edificio Dúo Medical, Escazú, Costa Rica


Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.