Una buena salud para una mejor audición

Por: Dra. Silvia Bonilla Berríos

Máster en Audiología

Clínica Auditiva Audinsa


Teléfono: 4000-1126

Facebook: @Audinsa


Aunque usted no lo crea, la pérdida auditiva puede estar estrechamente relacionada con algunos hábitos como el fumado y con enfermedades metabólicas como la diabetes.


A continuación, la relación entre la alteración en la percepción auditiva y algunas enfermedades o hábitos poco saludables.


Audición y diabetes

Así como el aumento de la glucosa en la sangre puede afectar la vista o los riñones, también puede causar una lesión en las células del oído interno, generando así, una lesión auditiva irreversible. Los riesgos de contraer este tipo de lesión disminuyen si la persona se encuentra en control médico y sigue todas las recomendaciones del especialista.


Audición y presión alta

Los aumentos repentinos en la presión sanguínea pueden causar lesiones en las células del oído interno. Estas lesiones son más frecuentes cuando el paciente no se encuentra en control médico para la regulación de la presión alta.


Es frecuente que en estos casos el paciente refiera que escucha ruidos en los oídos (acúfenos/tinnitus), estos ruidos son un síntoma del daño auditivo que genera la hipertensión. Es importante consultar con el médico en el momento en que este síntoma se presenta.


Audición y tiroides

Los cambios hormonales que causa la disfunción de la tiroides pueden generar también un descontrol de las células en el oído, generando ruidos en los oídos y lesiones en las células provocando dificultad para percibir algunos sonidos.


Audición y exposición al ruido

La exposición a sonidos intensos ya sean momentáneos, como una bombeta o un disparo, o constantes como una máquina de trabajo o la música, pueden generar lesiones auditivas irreversibles. El daño causado por el ruido es la única lesión auditiva que se puede prevenir, al disminuir el tiempo de duración o el volumen del sonido.

Hoy en día, son más frecuentes este tipo de lesiones en personas jóvenes, debido a que vivimos inmersos en el ruido, por ocio o por trabajo, y generalmente, no existe conciencia sobre el daño que esto puede causar.


Audición y el fumado

Según un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association, en junio de 1998, los fumadores tienen un 70% más de probabilidad de padecer pérdida auditiva que los que no fuman. Existe una relación entre la cantidad de cigarrillos fumados y el aumento de la probabilidad de desarrollar pérdida auditiva. Los fumadores pasivos también pueden aumentar el riesgo de convertirse en discapacitados auditivos. El estudio halló que los no fumadores que vivían con un fumador eran 1,94 veces más propensos a sufrir problemas de audición que aquellos que no convivían con un fumador.


A diferencia de lo que generalmente se piensa, la pérdida auditiva es muy común y está relacionada con todo el funcionamiento del cuerpo humano.


Las dificultades auditivas se pueden presentar en cualquier momento de la vida y puede estar relacionada estrechamente con la aparición de diferentes enfermedades.


Es importante realizarse una valoración auditiva por lo menos una vez al año, de esa manera se puede detectar a tiempo una lesión auditiva y evitar que sus consecuencias alcancen niveles que afecten la calidad de vida de las personas que la padecen.


Revista VOS® es una creación de MALEKU Publicidad / Todos los derechos reservados.
Teléfono: +506 2245-5011 / +506 4000-1550 E-mail: info@revistavos.co.cr San José, Costa Rica.